en acción

Tiempo y espacio

abril 30, 2015

 

Lorsque l’on représente quelque chose de percevable pour les sens on exprime quelque chose d’humain. Lorsque l’on ne représente pas les choses, il reste de la place pour le divin.

 Piet Mondrian

Cuántas veces corremos sin pensar. Cuántas veces corremos en contra de lo que pensamos. Yo creo que hago listas de todo lo que quiero hacer para intentar plasmarlo en algún otro medio que después se me presente constantemente en vez de confiar en mi memoria. No es que me olvide las cosas, pero si no las escribo, no las pego a la pared, las esquivo. Cuántas veces me re-leo y veo que tenía tan claras algunas cuestiones que hasta hoy en día siento que sigo definiendo.

Hace mucho que soy dueña de mis tiempos. Las ventajas del emprendimiento, de la empresa propia, me dicen todos. Bueno, #not.  No trabajo sola, felizmente tengo un equipo con quien encaro el camino cotidiano de mi empresa todos los días. Por eso y por como soy, desde siempre me manejé con un horario de trabajo estricto, cuasi escolar. Creo en la repetición y el trabajo del día día como motor para hacer. No creo en la inspiración divina. Soy muy defensora de la frase de Picasso: Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando.

Sin embargo, en medio del cotidiano, hay cortes necesarios, a veces improvistos, que traen nuevos puntos de vista. Es generalmente en esos ratos, esperas de tren, tramos de colectivo, tiempos muertos entre reuniones, que muchas veces escribo y tantas otras me re-leo y veo escritas estas conclusiones brillantes que nunca terminé de aplicar.

En alguno de esos ratos también escribí alguna vez de la importancia de los espacios vacíos.  Teniendo una rutina tan marcada, los espacios vacíos son islas de pensamiento.  Un hallazgo de esa materia preciosa que es la historia de la arquitectura fue esta cita de Mondrian.  Creo que entendí lo que decía con tan poco cuando la leí. Me gustó tanto que la escribí en un papel y la llevé a todas partes en mi billetera, durante lo que duró esa linda billetera q.e.p.d. Hay gente que lleva la foto de su pareja y/o hijos en la billetera, bueno,  yo coleccioné frases. Para no olvidarla, para tenerla presente, para compartirla, como una de esas conclusiones que me obligo a estampar en la pared o en algún lado para no tener que re-encontrarlas cuando sea tarde.

Dejar esos espacios, forzar esos espacios, y maravillarme de las cosas que puede atraer el espacio vacío. Dejarse llevar por ese vacío hacia algo nuevo, hacia lo incierto, lo inesperado.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply