en acción

Not Dreams…Objectives come True

octubre 19, 2015

Febrero 2015, Nueva York, Nieve. De visita, me invita a conocer su lugar de trabajo una amiga. Su lugar de trabajo es Columbia University. La majestuosidad del edificio, digna de cualquier película. Y ahí mi amiga me hizo conocer los programas que habían para estudiar uno en particular que era para empresas latinoamericanas. Me entrevisté muy informalmente con los organizadores, recuerdo una sala de café donde nos sentamos a charlar. A veces en los rincones menos importantes suceden cosas que te cambian la vida. En medio de ese campus imponente, increíble, ahí estábamos en un rincón, una salita de café y desde ese lugar yo conté mi historia y parece que algo quedó. Tal vez fue mi sinceridad, que no me dejaba mentir, sino mostrar mis ganas de ser parte pero mi entendimiento de que estaba muy lejos. Me acuerdo a mi amiga diciendo, bueno, pero pensalo, tal vez en unos meses…

Y acá estoy. Octubre, primavera que no se hace cargo de Buenos Aires. Gris, lluvia, frío. Y lo que me sucede hoy visto desde mis anteojos del pasado me parece mentira.

El año pasó, me dediqué cada día a hacer las cosas mejor, a dar lo mejor de mi, a acercarme a mis objetivos de a poco, con sudor y lágrimas (literal) pero también risas, porque sin la risa no se puede nada. Y de a poco, las fechas se iban acercando, los meses pasando y cada vez resonaban más fuertes las palabras de mi amiga, el “tal vez en unos meses”.

Y acá estoy riendo y llorando de la emoción porque acaban de aceptar con Greca para hacer ECLA el programa de Columbia para Empresas Latinoamericanas en Expansión  ! Expansión ! CLAP CLAP CLAP

De repente, todos los miedos, todas las dudas, de si mandarme o no, de si va o no va, si estoy lista o no, se disipan: por el objetivo.  Porque esto es un gran paso para Greca y fue, sin darme cuenta, una gran meta a cumplir. Hoy sé que será un catalizador para lo que viene. Y ya no sé lo que viene, porque ni en mis sueños más delirantes me imaginé hoy acá. Proyecté mis objetivos, sí. Hice la tarea, sí. Trabajé, sí, mucho.  Pero esto es otra cosa. Esto es algo que no pensé, algo que negué, ni lo veía posible, fue un vacío en un momento que se fue llenando…Si on ne représente pas les choses, il reste de la place pour le Divin.

Y así es, sin pensarlo tanto, con el camino pensado, aparecen oportunidades al costado que se van manifestando mágicamente y si estamos listos, es el momento de subirse al tren. Ahí pasa lo mágico. En ese momento de saltar al tren en movimiento.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply