en acción en viaje

Alineación y corazón

abril 28, 2016

Five hundred twenty five thousand six hundred minutes
How do you measure, measure a year?
In daylights, in sunsets
In midnights, in cups of coffee
In inches, in miles, in laughter, in strife
In five hundred twenty five thousand six hundred minutes
How do you measure a year in the life?
How about love?

Estos días me resonó esta canción. Siempre fui una persona muy transparente y cuando hago, hago con el corazón. Hay un gran riesgo en hacer de esta manera. Uno se pone en el mismo juego del emprendimiento o la empresa que está creando. No todos lo encaran de esta forma. He leído mucho sobre como nos tomamos las mujeres el trabajo y lo que hacemos, creo que una parte tiene que ver con un costado femenino, ligado a una sensibilidad por las cosas, pero también tiene que ver con la esencia de cada uno.

Hay días que las cosas que pasan, los obstáculos a sortear me hacen odiarme por ser así. ¿Para qué te preocupaste? ¿Por qué gastaste tiempo en eso? Cuando nadie lo valora, cuando nadie lo respeta, cuando todos se olvidan y cuando igual te dan la espalda. Pero después pienso que hay tanto hecho desde un lugar sin corazón que vale la pena probar otra fórmula.

Estuve unos días en un seminario de liderazgo de una gran organización. No era un seminario cualquiera. Se inscribieron 1400 personas y quedamos 12. ¿ Por qué? Porque queremos generar impacto. ¿Cómo? A través de nuestras empresas. ¿Para qué? Porque creemos en el cambio y que somos idóneos de hacerlo.

Creo que todas estas preguntas también se responden con una palabra : Por, desde y para el corazón.

Siempre quise formar parte de algo más grande que yo para generar un cambio, siempre estuve dispuesta a hacer equipo, a sumarme. Hoy, después de tantos golpes, tantas vueltas, tantos aprendizajes, creo que tengo más clara la idea de lo que quiero hacer y con quienes puedo hacerlo. Pero eso vendrá más adelante.

Hoy pensaba en esto de el por qué, el para qué y el cómo.

En las medidas, las métricas. Este año puse a prueba mi forma de trabajar, tomé un equipo, formé nuevos, encaré nuevos proyectos. Y en todo, como buena estudianta, ya tengo mis métricas. Desde ver los horarios en los que más nos escribimos mensajes por Slack,  los tiempos que tarda en colorearse una tanda de botones multicolores, hasta el crecimiento en redes sociales y como todo esto impacta en nuestro crecimiento y se reflejan los objetivos.

Pero hoy también pensé en cómo mido yo. Y cuando pienso en hacer, en dar y recibir, en mi empresa personal de crecimiento, creo que siempre hago, doy y por eso a veces recibo desde el corazón. Y ahí sé que todo vale porque creo que la raíz de todo está ahí.

Creo que ahí reside mi punto más débil, donde a veces no entiendo fríamente, dónde pienso con el corazón, también está mi mayor valor. Porque para mí hacer es ser. Y cuando hago, no se hacer de otra manera que no sea desde el corazón.

Y lo difícil de estas métricas es que no se miden tan fácilmente. No hay números de por medio. Hay personas. Hay historias, intenciones y momentos que marcan lo que uno es. Y si lo que uno es se condice con lo que uno dice. En el seminario hablamos de cómo uno alinea sus objetivos, con su misión y con sus valores. Algo fundamental para que el proyecto sea viable, a largo plazo. Cómo dice mi socia “se puede engañar poca gente por mucho tiempo, pero mucha gente sólo por poco tiempo”. Nunca pude engañar. Soy transparente. Y creo que esa transparencia es algo que vuelve de los que valen. Y de esos uno se tiene que rodear.

Por eso hoy pienso, después de tanta métrica y tanto análisis, que a veces la medida es desde el corazón y es el amor. Algo que me quedó muy marcado de los días que pasé en Washington, con el GGF fue la idea que lograr esa alineación entre los conocimientos (knowledge), entendimiento (understanding) y sabiduría (wisdom) es vital para avanzar y trascender con un proyecto de impacto. Y alinear estas tres cuestiones, sentirlas y entenderlas como lo que son y como parte de uno, ser sincero con esto surge solamente si la respuesta es del corazón.

jerr-white-alignment-values

Fragmented, misaligned or un aligned leadership will make sure that you are not smart networking, will ensure that your campaigns will fail, and that will ensure that your growth for impact will never reach full potential.

Tengo mis dudas, me odio de a ratos, pero en el fondo siento que es el principio para el cambio que quiero ver. Ante las dudas, ante los traspies, la próxima vez que nos hagamos la misma pregunta, de por qué lo hicimos así, si no ganamos nada, si no recibimos lo que sembramos, bueno, creo que es porque así somos, porque así latimos y a la larga esa alineación es la que hace que el proyecto ( que es uno también) se encamine hacia un impacto verdadero.

Charla imperdible de Jerry White sobre el tema

Gracias Amani Institute, Gracias Ila Rabbat por hacerme conocerlo y entenderme un poco más.

Y gran tema: Seasons of Love – Rent Soundtrack

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply